Aprende trucos fáciles para lucir una piel y un pelo radiante con avena.

La avena es uno de los cereales más completos que puedes encontrar, ya que contiene más grasa vegetal que cualquier otro, además de todas las vitaminas, minerales, aminoácidos y otros nutrientes esenciales que posee. Por lo que es muy beneficiosa para la salud y tiene usos muy variados.

Pero hoy solo hablaremos de lo milagrosa que es con la piel  y el pelo, ya sea utilizada como mascarilla, champú o exfoliante. La verdad es que no podrás creer lo buena que es, aparte de que no tienes que gastar mucho dinero en preparar los siguientes consejos que te ayudaran a lucir una piel más radiante.

Mascarilla para piel con imperfecciones

Mezcla 1/2 taza de avena cruda o instantánea con suficiente agua hasta formar una pasta. Deja reposar durante 5 minutos antes de agregar 2 o 3 gotas de aceite de árbol de té. Aplica en la piel y deja que actúe durante 5 a 10 minutos antes de enjuagar con agua tibia. Esta mascarilla permite eliminar la piel muerta y lucha contra las bacterias que causan brotes de acné, dejando la textura suave y tersa que tanto nos gusta y buscamos.

Champú seco

Usando su licuadora, molinillo de café o procesador de alimentos, pulveriza la avena hasta que quede con una textura de polvo o arena. Mezcla este polvo con una medida igual de bicarbonato de sodio. Masajea desde el cuero cabelludo y cepilla hasta dejarlo limpio. Este es un excelente aliado para pelo con tendencia a la resequedad.

Exfoliante facial

La textura de la avena la hacen el ingrediente ideal para la base de la limpieza facial. Muele 2 cucharadas de avena hasta lograr una consistencia granulosa y agrega 1 cucharadita de bicarbonato de sodio. Guarda la mezcla en un recipiente hermético. Cuando la vayas a usar, toma la cantidad de avena necesaria con tu mano o una cuchara y mézclala con una poca de agua hasta lograr una textura pastosa. Frota suavemente en la piel de la cara con un movimiento circular durante 60 segundos, luego enjuaga con agua templada.

Exfoliante corporal

Combina 1/4 de taza de hojuelas de avena, 1 cucharada de miel natural y 2 cucharadas de aceite de oliva. Si gustas, puedes añadir más aceite hasta obtener la consistencia que más te agrade. Cuando tengas lista la mezcla, frótala sobre tus brazos y las piernas. Después enjuaga con agua tibia. Este exfoliante debe prepararse justo antes de ser usado.

Calmante para problemas de la piel

Para el alivio de quemaduras de sol, hiedra venenosa o incluso varicela. Cocina la avena con agua y déjala reposar hasta que esté tibia y no moleste al contacto con la piel. Aplica una capa sobre un paño húmedo y coloca la avena sobre el área afectada. Déjala reposar durante 10 minutos antes de enjuagar. Después puedes poner una poca de crema ligera.

Mascarilla facial rejuvenecedora

Mezcla 1 cucharada de harina de avena con 3 cucharadas de leche orgánica tibia. Cuando la avena absorba parte de de esta leche, añade jugo de una zanahoria y el contenido de una cápsula de vitamina A. Mezcla todo perfectamente y coloca en la piel, espera durante 30 minutos y enjuaga con agua tibia.

COMPARTIR EN: