Un incendio forestal en Portugal le quito la vida a 61 personas 4 de ellos eran niños pequeños

Al menos cuatro niños se encuentran entre las 61 personas confirmadas como muertas en el devastador incendio forestal que se produjo en Portugal.

Uno de los niños fue identificado como Rodrigo Rosario, de cuatro años de edad, quien murió junto con su tío Sidel Belchior, después de que su coche fue arrastrado por las llamas en una carretera rural cerca de la histórica ciudad universitaria de Coimbra.

Sidel, de 37 años, estaba cuidando al niño pequeño en Lisboa mientras sus padres recién casados, Ana Cardita Rosario y Belchior Nuno, estaban disfrutando de su luna de miel en Cabo Verde.

La abuelita de Rodrigo se llenó de lágrimas mientras le decía a un equipo de televisión portugués que los rescatistas habían encontrado su cadáver carbonizado en el coche después de un desesperado recurso de medios sociales para obtener información sobre su paradero por su madre angustiada.

Se cree que los otros niños incluyen a una niña de cuatro años conocida solamente como Bianca, que se dice que murió mientras huía con un pariente, y se cree que dos jóvenes de cinco y seis años murieron en su automóvil después de que se quedaran atrapados.

Los incendio, centrados en aldeas en el municipio de Pedrogao Grande, fueron provocados por un relámpago durante una tormenta seca alrededor de las 3 pm de ayer. Así informó la policía.

Jorge Gomes, funcionario del Ministerio del Interior, dijo que 59 personas murieron a causa de las llamas y el humo asfixiante, mientras que otras dos personas murieron en un accidente de tráfico relacionado con los incendios.

Se esperaba que el número de muertos no aumentara a medida que los bomberos y los equipos de rescate llegaran a áreas aisladas por las llamas.

Muchas personas murieron en sus coches mientras intentaban escapar de las llamas en el área de Pedrogao Grande, según fuentes gubernamentales.

Dos británicos que fueron atrapados en los incendios, recibiendo quemaduras menores.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo: “Estamos en contacto con las autoridades locales en relación con los incendio forestale en el centro de Portugal. Hemos brindado apoyo a un número de británicos atrapados en el incidente y estamos dispuestos a apoyar a cualquier otro que pueda verse afectado.

Los dos británicos también recibieron tratamiento para la inhalación de humo y han sido dados de alta del hospital.

Las llamas se elevan durante un incendio forestal en Pedrogao Grande, distrito de Leiria, centro de Portugal. Al menos 57 personas han fallecido, entre ellas muchas personas que fueron atrapadas en sus coches mientras las llamas barrieron la carretera.

Los supervivientes dijeron cómo sacaron a los jóvenes y ancianos de sus casas anoche en dramáticos rescates antes de tratar de alcanzar la seguridad ellos mismos.

Ana Morada, una de las 200 personas que pasaron la noche en un refugio improvisado en un club de fútbol local, dijo: “Fue horrible. Tenía a mi abuela en el teléfono rodeada de llamas y me rogaba por ayuda.

Rodrigo, que vivía en Lisboa, se quedaba con su tío Sidel Belchior, de 37 años, mientras sus padres se encontraban en el extranjero en su luna de miel en Cabo Verde cuando ocurrió la tragedia. Otros tres niños de tres a seis años también se cree que están entre los muertos.

Me las arreglé para contactar a un pariente que la sacó. Vi vecinos corriendo de sus coches que ardían. La única empresa de la zona se ha quemado hasta el suelo en el incendio. Es una catástrofe.
COMPARTIR EN: