La Tora ha revelado en donde inicia el problema entre la senadora Sonia Mateo y Consuelo Despradel

Como muchos ya lo saben hace unos días se armó tremenda polémica en las redes sociales después de las  críticas. Las cuales se las hizo Consuelo Despradel a la senadora de Dajabón Sonia Mateo por la masiva entrada de ilegales haitianos por esa zona.

Hallaron una rápida respuesta en la legisladora, la cual tildó a la comunicadora de “chantajista y manipuladora”. “¿Pero esa m*ld*ta vieja está loca? Cómo es que ella va a decir, y yo sé porque ella lo hace, que diga porqué ella lo hace. Que invente y diga que alguien me da un centavo, yo no vivo del chantaje.  Tú sí que has vivido del chantaje, Consuelo. Tú sí que has vivido del chantaje con todo el mundo”, fue lo que dijo la legisladora por Dajabón. La cual ha sido cuestionada por el tema migratorio.

“Lo último que hiciste fue que dividiste a tu familia”

La reacción de la senadora tocó hasta los aspectos personales de Despradel. “Lo último que hiciste fue que dividiste a tu familia”, indicó visiblemente airada. La cual además es dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Como podrán saber fue en el programa matutino “Tempranito con Consuelo’’ que esta dijo que hay muchos políticos que están contrabandeando con los haitianos.

Además que la senadora Mateo tiene conocimiento de esa situación.  Despradel fustigó, también, a la senadora peledeísta por no tener dinero para comprar agua, pero sí  una Jeepeta. La cual está valorada en US$ 75 mil dólares. La comunicadora lamentó que Mateo se  haya mencionado en esos términos. Le pidió respetar su investidura como senadora de la República.

Pues no todo se queda ahí, la pregunta que mucho se hacen es: ¿De dónde surge este conflicto entre estas dos damas? A este polémico episodio la presentadora Claudia Pérez, mejor conocida como “La Tora”, explicó que eso inicia tras una crítica que hizo Consuelo a Sonia por la jeepeta que está se compró y la entrada de tantos haitianos de manera ilegal por Dajabón, supuestamente es lo que tiene ardida a doña Despradel.

COMPARTIR EN: