La casa de mi suegra siempre olía muy bien un día le pregunte como lograba que mantener este olor hasta que me enseñó este truco

Casi siempre resulta bastante difícil eliminar esos olores de tu casa y para empeorar la situación todos los productos que sirven para aromatizar en la mayoría de los casos no dan el resultado que tanto esperamos o son demasiado caros e incluso algunas veces estos pueden irritarte los ojos y la garganta

De acuerdo a la información brindada por Wikipedia esta nos define la palabra olor como una mezcla compleja que se genera de gases, vapores y polvo, donde la composición de la mezcla influye en el tipo de olor percibido por el receptor. Aquello que no podemos percibir por el olfato se denomina inodoro. El término fragancia o aroma es usado principalmente por la industria de alimentos o cosméticos para describir un olor placentero, y es comúnmente usada para referirse a perfumes. Los olores corresponden al fenómeno objetivo de los elementos disueltos en el aire, aunque, como en otros sentidos, varios factores psicológicos pueden desempeñar cierto papel en la percepción de los mismos.

Pero hoy te vamos enseñar a preparar este desodorante ambiental casero absolutamente natural, fácil de preparar y económico.

Para que tu casa huela de lo mejor y la fragancia que hayas escogido impregne los ambientes, sigue las siguientes instrucciones.

Materiales necesarios:

– 1 botella rociadora.

– 3 cucharadas de suavizante de telas.

– 3 tazas de agua caliente.

– 1 cucharada de bicarbonato de sodio.

Procedimiento:

– Coloca en la botella la fragancia de telas que hayas elegido.

– Luego completa con el agua caliente.

– Agrega el bicarbonato de sodio.

– Agita con fuerza la botella para que todo se disuelva y se una.

– Rocía con tu nuevo difusor de aromas sobre cualquier superficie.

También puedes aprender a preparar tus propios suavizantes de telas y darle tanto este uso como otros:

Ingredientes

10 g de bicarbonato de sodio.

150-200 ml de agua caliente.

800 ml de vinagre de sidra de manzana.

20 gotas de aceite esencial.

Recipiente de plástico con capacidad para 3 litros y medio.

¿Qué debes hacer?

Es importante conseguir un recipiente plástico grande, ya que la mezcla crece. Una vez tengas en recipiente, vierte el agua caliente y agrégale el bicarbonato de sodio y el vinagre de sidra de manzana. Cuando lo hagas, vas a ver una reacción química de los ingredientes que hará liberar un montón de burbujas en el recipiente.

Una vez el líquido se asienta, se guarda en el frasco del suavizante, se le agrega el aceite esencial del aroma que prefieras, se agita y se guardar en un lugar fresco.

A la hora de utilizarlo, agrégalo a la ropa en remojo o a la lavadora, tal y como lo haces con un suavizante comercial.

Notarás que la fragancia se impregna en los ambientes y sobre todo en cortinas y tapizados. Esto garantiza que los perfumes duren más y tu casa huela de maravillas.
COMPARTIR EN: