Conductor borracho arrolló y le quitó la vida a una mujer que iba con su familia en una moto.

Ella viajaba con su esposo e hijo de 4 años cuando fueron embestidos por el borracho, quien se fue para su casa tras el accidente. Ocurrió en Florencia.

Los sueños e ilusiones de Carolina Sanz, una joven estudiante de octavo semestre de Derecho, se apagaron por culpa del conductor que manejaba con tragos.

“A lo que el carro venía encima mío, yo le dije a ella ¡ojo! Yo venía manejando, el niño iba en el medio y ella iba atrás. A lo que el carro volteó, alcanzó a frenar y girar la dirección. A ella se la llevó por delante con el bomper”, relató Jhonny Mosler, esposo de la víctima, quien se salvó junto al pequeño.

borracho

El protagonista del trágico accidente, dicen las autoridades, se fue para su vivienda luego del choque. Al realizarle la prueba de alcoholimetría, presentaba grado dos, señaló el mayor Andrés Mendoza, comandante seccional de tránsito en Caquetá.

Carolina se convirtió en la tercera víctima fatal de accidentes en los que se ven involucrados motociclistas en lo que va corrido del 2018 en el departamento del Caquetá.

Un accidente de tráfico,​ accidente de tránsito,​ accidente vial o siniestro automovilístico es un suceso imprevisto y ajeno al factor humano que altera la marcha normal o prevista del desplazamiento en las vialidades.

Especialmente es aquel suceso en el que se causan daños a una persona o cosa, de manera repentina ocasionada por un agente externo involuntario.

El perjuicio ocasionado a una persona o bien material, en un determinado trayecto de movilización o transporte, debido (mayoritaria o generalmente) a factores externos e imprevistos que contribuyen la acción riesgosa, negligente o irresponsable de un conductor, de un como pueden ser fallos mecánicos repentinos, condiciones ambientales desfavorables (sismos o cambios climáticos bruscos y repentinos) y cruce de animales durante el tráfico o incluso la caída de un árbol por fuertes vientos en la calle o carretera.
COMPARTIR EN: