Niñera dominicana es encontrada empapada de sangre en el suelo de un baño luego de que apuñaló a dos niños.

REDACCIÓN.- Han aparecido fotos impactantes que muestran a una niñera asesina que yace en un charco de sangre. Todo después de que ella le quito la vida a dos niños a su cuidado y se cortó la garganta.

Ortega está en juicio por los asesinatos de Lucía (derecha) en octubre de 2012 y Leo Krim (izquierda), de seis y dos años, dos hermanos a los que cuidó

Yoselyn Ortega, de 55 años, está siendo juzgada porr apuñalar a los hermanos Lucía y Leo Krim, de seis y dos años, hasta la muerte en octubre de 2012. Su madre llegó a casa y los encontró apuñalados hasta la muerte en una bañera de su apartamento del Upper West Side.

Yoselyn Ortega, de 55 años, está siendo juzgada porr apuñalar a los hermanos Lucía y Leo Krim, de seis y dos años, hasta la muerte en octubre de 2012. Su madre llegó a casa y los encontró apuñalados hasta la muerte en una bañera de su apartamento del Upper West Side.

Photos shown in court reveal the bloody aftermath of the attack (pictured)

La niñera de nacionalidad dominicana se apuñaló en el cuello justo cuando la madre de los niños entraba por la puerta, pero ella sobrevivió a sus heridas. Fotos mostradas en la corte revelan las sangrientas secuelas del ataque. Encontraron a Ortega en la puerta del baño, con una camisa cubierta de sangre, junto a un enorme cuchillo de cocina. Parecía estar inconsciente y tenía algo atado alrededor de su cuello.

Estaba manchado de sangre.

El fregadero del baño estaba manchado de sangre, mientras se veían salpicaduras por todo el piso. Ortega fue llevada de urgencia al hospital y las fotos de su cama de hospital mostraron la naturaleza de sus heridas.  Lo peor, era un corte severo en su cuello, donde parecía que faltaba un trozo de piel.

One photo showed Ortega on a breathing tube, and on an IV, as she lay in her hospital bed

Otras fotos mostraron a Ortega en un tubo de respiración y en una vía intravenosa, mientras yacía en su cama de hospital. Ortega se ha declarado no culpable por demencia y, en su mayoría, ha estado sentada sin emociones en los tribunales.

Su hijo, Jesús Frías, de 22 años, ha declarado desde entonces ante el tribunal que su madre apuñaló a los dos niños por “accidente”. Frías compareció ayer en el tribunal penal de Manhattan para testificar en el juicio por asesinato de su madre. En un momento dado, Frias se refirió a las muertes de los Krims como un “accidente” y rápidamente se corrigió a sí misma para no decir “antes de lo que sucedió”.

COMPARTIR EN: