¿Ducha fría o caliente? ¿Cuál es la que más te conviene?

El agua fría y el agua caliente poseen diferentes propiedades para la salud; si la usamos de manera adecuada.

El problema se encuentra en que preferimos utilizar el agua caliente; prácticamente quemando nuestra piel. Esto se debe a que a nuestro cuerpo le es mas agradable el calor; porque dilata los vasos sanguíneos y favorece la relajación.

Pero lo que desconocemos es que si lo utilizamos en exceso; solo obtendremos el efecto contario. Nos debilita y nos quita la energía; empeorando la circulación. Por esto es que lo mas beneficioso es probar ambas temperaturas. Debes de conocer cual de los tipos de temperatura te conviene.

Incluso, si así lo deseas; puedes ir bañándote con agua fría e ir, de manera gradual, cambiando la en intervalos hasta que el agua se encuentre caliente.

Beneficios del agua fría

  • Regula el sistema nervioso.
  • Acelera el metabolismo.
  • Previene la celulitis.
  • Reduce las inflamaciones.
  • Mejora la apariencia de la piel y la tonifica.
  • Fortalece el sistema inmunitario de manera gradual.
  • Combate la flacidez de los tejidos.
  • Aporta vitalidad y energía.
  • Mejora la circulación sanguínea; ya que contrae los vasos y evitar las varices.

¿Cómo son las duchas frías?

No deben de durar mucho tiempo; con 5 minutos es suficiente.

Siempre debemos de evitar la zona de la cabeza. Como mucho, debemos de llegar por unos instantes, hasta la nuca.

Ojo: si sufres de trastornos cardíacos debes de tener precaución especial. Pueden utilizar el agua tibia.

Beneficios del agua caliente

  • Levantará tu animo.
  • Purificara tu piel.
  • Regula la digestión.
  • Te mantendrá joven.
  • Es bueno para la salud del corazón.
  • Te ayudara a conciliar el sueño.
  • Te ayuda a quemar calorías.
  • Elimina el dolor muscular.
  • Reduce el nivel de azúcar en la sangre.

Recuerda, los dos tipos de temperaturas poseen grandiosos beneficios; así que elige el que mejor te convenga.