¿Por qué necesitamos elevar las piernas?

Poner las piernas en alto es más bien una postura de yoga que un ejercicio; esta puede aportar múltiples beneficios a nuestro cuerpo. Además, es muy sencillo y solo necesitarás gastar 20 minutos de tu tiempo al día para realizarlo.

Si padeces de insuficiencia venosa crónica (IVC), sabrás que algunos de sus síntomas son la aparición de varices; calambres o la sensación de piernas cansadas. Por esta razón; un consejo que siempre nos dan para mejorar los síntomas es elevar las piernas durante unos minutos al día por encima del corazón.

Aunque aún no existen bastantes evidencias científicas que lo corroboren completamente; los estudios analizados son bastante optimistas al respecto.

Por otra parte, si nuestro trabajo o las actividades rutinarias que realizamos requieren que estemos muchas horas en pie o en la misma postura; no está de más probar estos sencillos ejercicios que darán un descanso a nuestras piernas y que mejoraran la circulación.

¿En qué consiste el ejercicio de poner las piernas en alto?

Como mencione anteriormente, no podemos llamarlo ejercicio como tal, porque no hay ningún esfuerzo físico, no ejercemos ningún movimiento ni tensión muscular. Por lo que, es más bien una técnica de yoga que se pone en práctica a menudo para establecer una conexión mente-cuerpo, pero que, además, genera grandes beneficios a la circulación.

Cabe señalar que si tenemos alguna lesión de espalda no será recomendable llevar a cabo esta técnica.

Para realizar esta postura, primero, debemos colocar un pequeño cojín debajo de las lumbares para conseguir una postura más armónica. Así, conseguiremos que las piernas queden pegadas verticalmente a la pared y que los brazos queden extendidos y relajados.

Luego de realizar ese paso sólo basta con mantener esa posición, al menos, durante 15 o 20 minutos. No tienes que hacer nada más, solo sentir el equilibrio de esa postura y la tranquilidad al recibir un mejor aporte circulatorio hacia nuestro busto y nuestra cabeza.

Por otro lado, es muy importante que te vistas con ropa cómoda que no te oprima ni la cintura ni los tobillos. De lo contrario, podemos dificultar la finalidad de este ejercicio: favorecer la circulación sanguínea.