Saltar la cuerda, beneficios para una vida más saludable

Saltar la cuerda era un juego muy divertido durante nuestra niñez; pero no importa que hayamos crecido; aún podemos realizar este divertido juego ya que nos aporta muchos beneficios a nuestro cuerpo.

Beneficios de saltar la cuerda:

Te ayudará a ser más veloz

Durante este ejercicio estarás trabajando tus piernas lo que mejorará tu cadencia y tu zancada.

Quemarás calorías

Por cada sección de 30 minutos puedes perder hasta 300 calorías, aproximadamente. Claro esta, debes realizar este ejercicio de manera continua.

Tonifica tu cuerpo.

Es un ejercicio bastante efectivo, debido a que, a parte de trabajar todo tu cuerpo, puedes fortalecerlo. No por nada los boxeadores lo hacen todo el tiempo.

Mejora tu condicionamiento aeróbico

Al principio será complicado soportar el salto, pero poco a poco mejoras tu respiración y soportarás más tiempo, e incluso llegarás a hacerlo más rápido.

Aumenta tu potencia

Al trabajar tus piernas, mejorarás tu zancada, y junto a ello, tu potencia y velocidad.

Es un ejercicio súper práctico

Una cuerda súper fácil de llevar contigo. Puedes guardarla en tu bolso para ir a trabajar, y dar algunos saltos cuando tengas un espacio libre.

Te permite trabajar todo tu cuerpo en un solo ejercicio

Puedes ejercitar las piernas, los brazos, el torso, los hombros y el abdomen.

Es divertido

Recordarás momentos de tu niñez mientras estés practicando.

Aumenta la concentración

Este es un ejercicio de coordinación, el cual se les complica incluso a los atletas más experimentados; ya que, se tienen que intercalar movimientos en diferentes partes del cuerpo y ejecutarlos requiere de estar concentrado en todo momento; por lo que, no sólo es un ejercicio para el cuerpo, sino también para la mente.

Reduces el tiempo de cansancio

Debido al esfuerzo que implica el salto; poco a poco empezaras a notar que tu cuerpo resiste mucho más tiempo saltando la cuerda. Lo mejor es que el cansancio al otro día será mínimo.

Es un ejercicio cardiovascular

Este ejercicio te permite proteger tu corazón y te ayuda a prevenir la osteoporosis, ya que fortalece tus huesos. De igual modo, el impacto que tiene en tus articulaciones es mucho menor al que se recibe cuando corres.

Ojo: la efectividad de un ejercicio cardiovascular está en la repetición y aceleración del corazón, no es la intensidad del salto.

Reglas para saltar la cuerda adecuadamente

Debes de asegurarte de cumplir estas reglas cuando saltes la cuerda porque estas te ayudarán a que sea un ejercicio efectivo y a que no sales tu cuerpo.

  1. calienta antes de iniciar, realizando estiramientos y movimientos. Todo tu cuerpo debe estar caliente antes de empezar a saltar. Practica diversos movimientos con cada una de tus articulaciones y especialmente, pon a trabajar los talones. Con 10 minutos de estiramientos será suficiente.
  2. Inicia lento. Empieza con saltos largos y de poca intensidad. Conforme aumente tu capacidad podrás saltar más y aumentar el peso de tu cuerda, para dar este modo, también los brazos aumenten su trabajo. Cuando saltar ya no implique ningún esfuerzo, aumenta tu ritmo.
  3. Salta bajo. Que apenas y la cuerda pase por debajo de tus pies. De este modo evitarás que el impacto en las rodillas y tobillos sea tan fuerte.
  4. Salta con los pies juntos.
  5. Salta en puntillas y no pares. No puedes permitir que los talones toquen el piso.
  6. Mantén la cabeza recta y la mirada al frente. No dobles tu cuerpo hacia adelante, mantenlo recto.
  7. Tus codos deben permanecer cerca de tu cuerpo.
  8. Gira sólo las muñecas y no los brazos. Los hombros deben permanecer relajados.
  9. Mantén flexionadas las piernas y estira las piernas al saltar.
  10. Evita dar dos saltos en un solo giro de la cuerda.
  11. Contrae el abdomen para que puedas proteger la espalda y las rodillas.
  12. Realiza el ejercicio en un lugar bien ventilado y toma mucha agua.